Cómo escribir un Libro: Las Claves Definitivas

Si tienes una idea en la cabeza, ya sea de ficción o no, pero no sabes como plasmarla en un papel de la mejor manera posible en esta página te mostramos las claves para hacer todo un Bestseller. Desde las posibilidades para distribuir tu libro, consejos, pero sobre todo un método planificado para escribir tu libro. Esta página es la solución y el punto de partida para tu libro.

Escribir un libro siempre ha sido uno de los sueños más habituales. A su vez, es uno de los más difíciles de hacer realidad. La escritura es un proceso muy complicado y que parece poco fructífero. Sin embargo, es una de las profesiones más imaginativas y que más amor y tiempo requieren.

¿EDITORIAL O AUTOPUBLICACIÓN?

Seamos sinceros, en el mundo actual, lo más probable es que una Editorial no quiera tu libro. El Siglo XXI ha traído la mayor oferta de libros de la historia y con ello las posibilidades de que cada autor tenga la opción a encontrar una Editorial que lo cubra se han reducido en gran medida.

Pese a que esto puede parecer positivo, las ventajas de tener una Editorial detrás actualmente son bastante dudosas. La Autopublicación, con el auge de las Nuevas Tecnologías, se ha convertido en la mejor opción para escritores noveles. Son una manera de conseguir de forma sencilla y económica un libro de alta calidad. Además, permiten al autor controlar la promoción y distribución de una mejor manera y tener un mayor margen de beneficios.

Algunos beneficios de la Autopublicación:

Es la opción más económica.

El autor tiene un control casi total del libro.

La promoción del libro la hace el propio autor.

El beneficio para el autor es mayor.

No tendrás que preocuparte por el papeleo.

Tienes libertad total sobre el contenido de tu libro.

¿CÓMO ESCRIBIR UN LIBRO?

1. PLANIFICACIÓN

2. DOCUMENTACIÓN

3. INFLUENCIAS

4. CUIDA EL CONTENIDO

5. DISCIPLINA

6. AUTOCRÍTICA

7. EDICIÓN

8. AUTOPUBLICACIÓN

1. Planificación

como escribir un libro

La planificación inicial de tu novela es algo muy importante. Estamos hablando de un proyecto muy grande que necesita de una preparación y una planificación minuciosa que permita aprovechar y organizar al máximo el tiempo y los procesos.

En este proceso debemos sentarnos y intentar desarrollar generalmente toda aquella idea que desees plasmar en la novela. Lógicamente no toda tu historia está desde el primer momento en la cabeza, pero es buena idea que todo lo que quieras incluir desde el inicio quede bien organizado.

También, aparte de la historia principal, puedes comenzar con la descripción de alguno de los personajes (si tienes alguno claro ya), escenarios, lugares… En definitiva, en este primer bosquejo debes incluir, como mínimo:

  • Historia Principal.
  • Trama/s secundarias.
  • Escenarios y lugares.
  • Vida personal del protagonista y los personajes.

Todo esto es necesario que sea general. Se modificará mucho a lo largo del tiempo pero, previo al paso de documentación, es fundamental que organices tus ideas para luego saber cómo documentarte.

2. Documentación

como documentarse para un libro

Documentarse acerca de la novela que queremos escribir es el punto más importante. Muchas veces pensamos que la escritura es un proceso meramente creativo, pero realmente todo el trabajo de documentación es lo que nos va a permitir exprimir nuestra imaginación y sacar todo nuestro potencial. En esta parte del proceso de escritura debemos tener en mente 24 horas al día la novela. Documentarse significa investigar, pero también significa estar alerta continuamente a posibles ideas, soluciones a personajes, lugares…

En primer lugar, hay que documentarse acerca de todo lo relacionado con la idea que tenemos:

  • Momento Histórico
  • Contexto
  • Cultura
  • La sociedad

Además, en esta etapa también deberemos estar alerta a posibles ideas para:

  • Nuevas Localizaciones
  • Nuevos Personajes o modificaciones de los ya existentes
  • Nuevas subtramas

Debemos leer material periodístico, documentos judiciales, experiencias, libros de historia, etcétera. También debemos documentarnos en el género en el cual vamos a escribir. Esto nos puede hacer descubrir nuevos tratamientos para lo que queremos contar, ideas para personajes…

En definitiva, deberemos estar 100% alerta a todo aquello que pueda ser susceptible de incluirse e influir en nuestra novela. Esta etapa tiene que servir para adquirir todos los conocimientos necesarios para escribir la novela.

“Al final de ella tu novela debe ser un bloque inmenso de mármol, solo queda darle con el cincel y el martillo hasta crear la escultura final.”

3. Influencias

influencias

Si quieres aprender a escribir realmente bien, debes conocer al máximo el mundo de la literatura. La inspiración se esconde detrás de cualquier cosa y para dar el máximo de ti qué mejor que leer a escritores renombrados. Ellos pueden aportarte visiones que nunca habías imaginado y te pueden suponer una gran ayuda para escribir tu libro.

Existen autores que, en el proceso creativo de escritura puro y duro, prefieren no leer a otros autores para no contaminarse. Aunque esta decisión es respetable resulta imposible no leer en el proceso de documentación. Ya sea en el proceso anterior o en el de escritura (o en ambos), debemos embebernos de escritores y novelas que nos pueden suponer una influencia importante a nuestra obra.

Influénciate acerca de los escritores que más te llamen la atención del tipo de novela sobre la que quieres escribir. Una vez los leas, ya serás tú el que decidirá qué cosas te gustan más y cuales menos y si alguna de ellas es susceptible de incluirse en tu novela.

Leer y tomar en consideración al mayor número de escritores y novelas posible te va a aportar infinitos puntos de vista totalmente distintos. Además, el aprendizaje es muy importante a la hora de escribir y qué mejor manera de aprender que fijándote en los mejores.

4. Cuida el Contenido

escribiendo un libro

Una vez nos hemos documentado al 100% y tenemos una idea mucho más clara de cómo vamos a escribir nuestra novela es hora de ponerse manos a la obra. Antes de empezar con la escritura es bueno que revises aquella planificación inicial de la novela y la actualices, detallando al máximo cada etapa de la misma, los personajes y los lugares.

Una vez tengas hecho eso ya puedes comenzar con la parte que todo el mundo espera cuando escribe un libro: Escribir. Pero para escribir un libro de calidad, te vamos a dar una serie de pautas que creemos que son positivas. Estas pautas te ayudarán a crear un contenido de mayor calidad, a evitar errores de bulto y a mejorar tu calidad como escritor:

Evita los estereotipos: Están en nuestro imaginario colectivo. Desde que somos críos, los estereotipos están en nuestra vida, los hemos aceptado y se han ido, en parte, modificando. En la actualidad, con la cantidad de novelas, películas, teatro… no queda sitio para personajes excesivamente estereotipados. Ni los buenos deben ser muy buenos, ni los malos muy malos, ni las mujeres quedar en un segundo plano.

No crees personajes planos: Los personajes principales, indiscutiblemente, deben ser redondos. Un personaje redondo implica aprendizaje. Implica que, conforme va tomando decisiones o va viviendo hechos dentro de la novela, va completándose como personaje y va cambiando o reafirmándose.

Cuanto más redondos sean los personajes, más implicarán al lector, más se asemejarán a la realidad y más valor añadido aportarán a nuestro libro.

No caigas en la simpleza: En todo lo que hagas la simpleza genera aburrimiento, te hace previsible. Una persona cuando lee quiere ser sorprendido, quiere vivir cosas que no creía posibles, giros que no veía venir. Debemos diferenciar simpleza y sencillez, la sencillez es un recurso empleado en la literatura y que no viene del todo mal. La simpleza implica falta de imaginación, dejadez y no aporta nada bueno.

Aporta matices, detalles: Los matices y los detalles marcan la diferencia, y mucho. En la lectura el componente más importante es la imaginación, tanto del lector como del escritor. Los matices y los detalles bien escogidos permiten al lector generar una imagen en su cabeza mucho más completa. Transmite olores, sabores, paisajes. No tengas miedo en imaginar las comparaciones más locas.

Busca la profundidad: Cuanto más profundices sobre todo el contexto que rodea a tu novela, más completa estará y permitirá al lector hacerse una mejor idea sobre todo lo que rodea a los personajes. Esta profundidad también es necesario imprimirla en la historia en sí. No busques una historia plana o siempre con un mismo estilo. Una historia tiene que tener picos y valles, momentos de tensión y de pausa. Debe ser emocionalmente compleja y profunda, que no siempre transmita la misma emoción.

Piensa en la reacción del lector: Al final, cuando escribes no solo lo haces para ti. Es probable que al escribir un libro seas perfectamente consciente de lo que quieres decir pero ¿el lector lo va a entender? Es importante que pienses en la reacción del lector en todo momento. Aunque cada uno de ellos puede interpretar algo totalmente distinto de un mismo pasaje hay que tener en cuenta si un giro o un cliffhanger, por ejemplo, son lo suficientemente buenos para el lector.

5. Disciplina

disciplina para escribir un libro

Escribir un libro es una tarea bastante larga con momentos de máximo esplendor que chocan con otros en los que puedes estar totalmente bloqueado. Para ello, la disciplina es un valor fundamental que tienes que tomar a la hora de escribir un libro. Al hablar de disciplina no hablamos de que necesariamente tengas que sentarte 8 horas al día a escribir. Hablamos de metas, de compromisos personales y de objetivos concretos.

Existen gran cantidad de técnicas que fomentan la disciplina. La clave, en nuestra opinión, está en que te pongas unos objetivos diarios, semanales y mensuales. Pueden ser desde un número de palabras determinado hasta una cantidad de horas determinada. Cualquier objetivo que permita que lleves una constancia es positivo.

Es importante recalcar que no necesariamente deben ser exigentes, cerrados y difíciles de cumplir. Por el contrario, deben adaptarse a tu forma de ser, a tu personalidad y a la idea que tengas de escribir la novela. De nada sirve que te pongas la meta de escribir 4 horas al día si eres consciente que no lo vas a cumplir. Busca objetivos exigentes pero realizables, que te permitan llevar un nivel de disciplina adecuado.

6. Autocrítica

autocritica

Hay algo que tienes que tener muy claro: Nadie es perfecto. A la hora de escribir tu primera novela, o tu segunda, o el número que sea, no va a estar perfecta al 100% una vez la escribas. Somos humanos y se nos pueden escapar mil detalles que a priori no ves pero que una vez los revisas debes corregirlos.

Una vez tengas escrito el primer borrador de la novela entera guárdalo en un cajón. Olvídate del tema un tiempo, por lo menos 3 semanas, tómate unas vacaciones que seguro que las necesitarás y evádete de todo el trabajo que has estado haciendo. Dáselo a algunas personas de confianza y que sean buenos lectores, que vayan apuntando en un papel todos los errores, incongruencias o posibles fallos.

Una vez hayan pasado las 3 semanas de vacaciones y sin mirar las opiniones de los primeros lectores de confianza reléete tu propio libro. Haz una lectura doble:

  • Una primera lectura general en la que evalúes la novela en su conjunto, los cliffhanger, la intriga que aporta, las emociones que transmite, si es lo que esperabas, etcétera.
  • La segunda lectura debe de ser detallada. Debes pararte en cada capítulo y observar posibles fallos en cuanto a la escritura, excesiva adjetivación y, en general,  cualquier fallo de escritura que merezca la pena ser corregido.

En definitiva, sé exigente contigo mismo, no te contentes con todo aquello que hayas escrito. La misión de este punto del proceso es que tú mismo, de una manera objetiva e imparcial, seas el propio jurado inicial de tu novela. Corrige y cambia los errores que apreciéis tanto tú como tus lectores cercanos. Evita caer en la hipercorrección.

7. Edición

edita tu libro

Esta etapa es bastante ardua y trabajosa. Te recomendamos que recurras a un profesional que te ayude a editar tu libro. Debes corregir todas las faltas ortográficas y de congruencia, maquetar las imágenes que tenga la novela. Además, debes darle formato al título de cada capítulo, darle formato al texto. Debes incluir también las páginas del índice y los agradecimientos. Por último, tienes que crear una portada y una contraportada en el formato adecuado y que vaya acorde con el libro.

Todo esto necesita de una persona experta, con experiencia, que sepa qué formatos son los más adecuados para tu novela. Existen editoriales de autopublicación como ediciones ende que mantendrán la independencia de tu trabajo y te ofrecerán un gran servicio de edición. Además de crear tu portada y darle formato a títulos y texto te ofrecerán un servicio de impresión y publicación por un precio muy ajustado.

8. Autopublicación

autopublica tu libro

Si prefieres editar tu tu propio libro y autopublicarlo sin ningún sello editorial, en esta etapa debes buscar, una vez tengas todo maquetado y editado, una imprenta que esté dispuesta a imprimirte el libro y que te haga un precio global para todos los ejemplares. Las imprentas deberían ofrecerte una primera prueba a la que le das el visto bueno para seguir imprimiendo.

Buscar una buena imprenta sin tener conocimiento es algo bastante dificil. En una novela el grosor del papel es importante, el material de la portada y la tinta también. Si no tienes experiencia este trabajo puede ser bastante lioso y puede hacer que todo tu trabajo se pierda por falta de conocimiento.

Como consejo, acude a una editorial de autopublicación. Puede ser que pienses que es algo absurdo, que van a quitarte tu trabajo o que no les necesitas, pero realmente, tanto la edición como la impresión y la autopublicación, son los pasos más complejos para un escritor. Existen multitud de normas del diseño y de trámites legales que pueden escapársete. Es por ello por lo que recomendamos que acudas a una editorial que te autopublique. En ella encontrarás asesoramiento y un servicio especializado. Te ayudarán de forma casi filantrópica a que tu libro salga como tú quieres. Además, se encargarán de todos los trámites legales y negociarán con la mejor imprenta un precio ajustado. Realmente, las editoriales de autopublicación ofrecen un servicio integral a un precio muy bajo.

CONSEJOS PARA PROMOCIONAR TU LIBRO

Algo clave a la hora de autopublicar un libro es la necesidad de promocionar tanto tu libro como a ti mismo como escritor. Existen multitud de maneras de llegar a tu público y de darse a conocer. Desde redes sociales como una web, ferias, etcétera. La clave está en saber qué herramientas conviene más emplear y cómo combinarlas de la manera más efectiva.

Si quieres más consejos acerca de cómo promocionar tu libro comparte este artículo en Redes Sociales y recibirás un informe que te ayudará a alcanzar el éxito con tu libro.